martes, 17 de enero de 2012

Qué difícil es olvidar las cosas bonitas...


Qué difícil es olvidar las cosas bonitas.
No hay nunca un porqué para un recuerdo; llega de repente así, sin pedir permiso. Y nunca sabes cuando se marchará. Lo único que sabes es que lamentablemente volverá.
Cuando pierdes el tiempo al teléfono, cuando los minutos pasan sin que te des cuenta, cuando las palabras no tienen sentido, cuando piensas que si alguien te escuchara creería que estás loco, cuando ninguno de los dos tiene ganas de colgar, cuando después de que él ha colgado compruebas que lo haya hecho de verdad, entonces estás perdida. O mejor dicho, estás enamorada, lo que, en realidad, es un poco lo mismo...
Qué difícil es olvidar cosas bonitas que te han pasado, que quieras que te pasen o que sabes que pasarán.
No hay nunca un porqué para un recuerdo, sea malo, bueno, triste, alegre; llega de repente así, sin pedir permiso, como si no fuera suficiente haberlo vivido. Y nunca sabes cuando se marchará. Lo único que sabes es que lamentablemente volverá, otra vez sin avisarte, claramente porque lo has recordado.
Con amor.P

No hay comentarios:

Publicar un comentario